Menú


Por Redacción/Estatal
Hermosillo, Sonora (26 de marzo de 2019).-
Para homologar la ley en materia de tránsito actualmente vigente en otros estados de la República e incluso en otros países del mundo, el diputado de Martín Matrecitos Flores, presentó una iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 81 de la Ley de Tránsito del Estado de Sonora, para normar criterios en los cuales una persona se encuentre limitada en su capacidad para conducir un vehículo.

El diputado de Morena por el IX distrito explicó que la reforma que estableció en 2014 la diputada Perla Suzuki Aguilar Lugo, contradice a lo que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) que permite hasta .80 gramos de consumo de alcohol y no el .40 que actualmente rige en Sonora.

“La reforma presentada por la ex legisladora no ha logrado el fin deseado que era reducir los accidentes al disminuir a .40 gramos; El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que en 2017 se registraron en Sonora un total de 15 mil 927 percances de tránsito, un 26% más que en 2014, cuando se redujo a la mitad el límite de alcohol permitido en la sangre. En el 2017 fallecieron 65 personas, un 67% más que en 2014”, detalló Matrecitos Flores.

Señaló que Sonora se ubica entre los estados del país con los menores límites permitidos de alcohol en la sangre, incluso por debajo de lo autorizado en países como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido donde el límite para considerar el delito de conducción punible es de .80 gramos por litro en la sangre y .40 miligramos por litro de aire espirado. “Estoy a favor de que ninguna persona en estado de ebriedad conduzca un vehículo y ponga en riesgo la integridad física de la ciudadanía, pero tampoco estoy de acuerdo que particulares que ingieren bebidas con contenido alcohólico de manera responsable, sean sancionados o en el peor de los casos extorsionados por parte de algún agente de tránsito municipal”, declaró.

Matrecitos Flores mencionó que, desde el primero de enero de 2014 cuando entró en vigor la actual ley se han incrementado los retenes no como una medida preventiva, sino netamente recaudatoria, además de que permitió se dispararan el acoso y extorsión por parte de los agentes de tránsito hacia los conductores con aliento alcohólico.

“Inició una cacería de brujas como coloquialmente se dice en contra de los conductores, la persona que bebió una o dos cervezas se convirtió en presa fácil para los agentes de Tránsito Municipal que se encontraban patrullando en las calles o en algún reten o filtro para extorsionarlos” lo anterior es bien sabido por la ciudadanía” indicó.

Es importante resaltar que el alcohol no afecta a todas las personas por igual. Son muchos los factores que influyen en el proceso de absorción y metabolización como el peso de la persona, sexo, tiempo transcurrido desde que bebió alcohol, tipo de bebida, entre otras causas. Proteger la integridad física de las personas que transitan por las calles, no se evita con reducir a su mínima expresión los grados de alcohol, se requiere pues, de una mayor cultura y una participación conjunta de las autoridades estatales y municipales, así como de los padres de los miles de familias sonorenses, puntualizó. La presente iniciativa fue turnada a la Comisión de Seguridad Pública para su análisis y dictaminación.